José Fernando vuelve a dar la nota

Si Rocío Jurado levantara la cabeza no podría creer todo lo que ha sucedido desde su muerte, dado que su familia en manos del famoso torero Ortega Cano parece marcada por la desdicha. La última la de su hijo adoptivo José Fernando, que se le imputa por agresión y robo de varios efectos y el coche de un hombre dándose a la fuga.

Primero fue el diestro el que tuvo que sentarse en el banquillo con motivo de un accidente automovilístico, ahora le seguirá el mayor de los dos hijos que adoptaron el y su mujer en Colombia, por un asunto difícil de creer. Desgraciadamente para él chico y sobre todo para su padre, José Fernando ya apuntaba maneras pues desde sus tiempos de estudiante. Ya empezó a dar problemas en el colegio hasta el extremo de ser enviado a varios internados en el extranjero, que no le sirvieron de nada.

Puesto que parecía que solo esperaba a cumplir la mayoría de edad, para empezar a darse a conocer en el mundillo de los famosos y las tertulias rosas. Lo que le resultó una ayuda inapreciable la que le prestó su primera novia, una marroquí mucho mayor que él, que le abrió de par en par las puertas del espectáculo.

Fue cumplir los dieciocho y empezar a dilapidar la herencia de un millón de euros que le dejó su madre, porque con dinero y con poco que hacer el resultado casi siempre es explosivo. Desde entonces se marchó de la finca Yerbabuena a vivir su vida, Ortega Cano fue detrás arreglándole y pagando entuertos.

La Guardia Civil le detuvo y pasó a calabozos por un robo cometido junto a un club nocturno, en el que se encontraba con otros amigos. En sus primeras declaraciones el torero no ha tenido más remedio que reconocer que la situación es muy difícil y que no deseaba hacer comentario alguno.

¿Te ha gustado?¡Comparte!
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed