¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional en la empresa?

A la hora de aplicar en una empresa destacamos todos los conocimientos académicos que hemos recopilado a lo largo de nuestra vida. Pero, existe un tipo de inteligencia crucial para evitar algunos problemas propios de la convivencia en la oficina. Y es que, mantener buenas relaciones con compañeros no es tan fácil como parece; por lo que hay que aprender a cultivar la inteligencia emocional en la empresa.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es aquella que nos da la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás. De hecho, ese es parte del concepto brindado por Daniel Goleman en su libro, de nombre Inteligencia Emocional, el cual popularizó el término. La inteligencia emocional en la empresa se puede interpretar como el desarrollo de habilidades que mejoren las relaciones con compañeros y más.

Por otro lado, la inteligencia emocional en la empresa también puede ayudar a la resolución de problemas. Que una persona no tenga la suficiente inteligencia emocional se manifiesta de muchas maneras. Por ejemplo, no busca soluciones que acaben con los problemas de la mejor manera, sino que interviene para agrandar el conflicto. También se produce cuando no escucha a los demás, solo así mismo.

Cómo desarrollar la inteligencia emocional en la empresa

Tu relación con otros colaboradores puede mejorar para crear un buen ambiente laboral, solo debes comenzar a fomentar tu inteligencia emocional en la empresa. Para ello debes trabajar en los siguientes puntos: autoconocimiento, autocontrol, automotivación, empatía, comunicación, relaciones sociales y escucha. No son aspectos sencillos de desarrollar de la noche a la mañana, pero es posible hacerlo.

Con el autoconocimiento entiendes varios aspectos de tu personalidad y promueves tu propia aceptación; también sabrás qué debes cambiar para ser mejor persona. El autocontrol significa adaptarse a los cambios y conocer tus límites. Reconocer qué actitudes te están estancando en una idea equivocada y tratar de erradicarlas. La inteligencia emocional en la empresa también manifiesta con motivarse a sí mismos.

Tu inteligencia emocional también tiene que ver con los demás

Por otro lado, como no estamos solos en la oficina, la inteligencia emocional en la empresa también tiene que ver con nuestras relaciones interpersonales. Por lo que, es muy importante entender que las otras personas también están cargadas de sentimientos y emociones. Y como tal, en algún momento querrán sacarlos siendo o no coherentes con sus palabras. Es allí cuando necesitas ser empático y amable.

Mantener una comunicación efectiva y socializar de forma cortés, hará la diferencia. Saber cuándo debes intervenir y cuando no, entender que a veces las opiniones de otros no es un ataque personal; sino parte de cómo ellos deciden exteriorizar sus propios problemas. Cada uno debe desarrollar su inteligencia emocional en la empresa para lograr un clima de armonía.

La comunicación efectiva como parte de la inteligencia emocional en la empresa es la clave para lograr muchos de los puntos anteriores. Debes expresarte claramente, exponiendo lo que realmente quieres decir y sin dejar lugar a dudas. Respeta la opinión de los demás y escucha de verdad lo que dicen. Esto transmitirá que eres una persona confiable; a la que se puede acudir sin la idea de que será “imposible” hablar contigo.

¿Te ha gustado?¡Comparte!