Recetas con jengibre

2 recetas con jengibre para perder peso y ganar en salud

El jengibre elimina líquidos y palia muchas dolencias, ¡descubre con qué recetas!

No estamos en la operación biquini ni se acerca el verano, pero es una buena época para empezar a cuidarse, ya que los excesos, las comidas fuera de hora y las bebidas espirituosas están al caer con la llegada de las Navidades.

Perder peso y depurar el cuerpo unas semanas antes de las fiestas es una buena opción para sentirse mejor y evitar las consecuencias de las comidas navideñas que, por mucho que intentemos controlar, nos van a pasar factura. Una manera de empezar es utilizar un producto que lleva toda la vida en las cocinas de los españoles: el jengibre.

¿Qué es el jengibre?

Una planta medicinal cuyas propiedades lo convierten en un antiinflamatorio natural. Además de servir para adelgazar, esta planta de la familia de las zingiberáceas ayuda a paliar muchas dolencias como la artrosis, la diabetes, las enfermedades respiratorias y los problemas digestivos.

Propiedades del jengibre

Hay que recordar que no es un producto milagroso y que hay que consumirlo con moderación, puesto que su sabor picante y aromático puede no sentarle bien a todo el mundo. Sí que es cierto que sus compuestos activos tienen un potente efecto beneficioso sobre el metabolismo, ayudando a combatir la obesidad. Esto se debe a que es muy rico en aceites esenciales, vitaminas, minerales, antioxidantes y aminoácidos.

Y es que, este tallo subterráneo favorece la eliminación de bacterias y otros microorganismos intestinales perjudiciales en el organismo. Un consumo habitual y moderado de jengibre favorece la composición de la flora intestinal y evita, en cierta medida, que el abdomen se hinche.

Disminuye también los dolores menstruales y es eficaz contra las gripes y resfriados al favorecer la eliminación de la mucosidad. Mejora el flujo sanguíneo y previene contra los mareos y los vértigos. También se utiliza como antidepresivo natural, previene el envejecimiento  prematuro y disminuye el dolor de las migrañas al bloquear los efectos de la prostaglandina.

El jengibre, ingrediente estrella en la comida asiática, se puede ingerir en infusiones, batidos, ensaladas, guisos o postres. Vamos a hablar de las dos recetas más básicas que existen para consumir jengibre.

Jengibre con limón

El jengibre con limón es una de las recetas más populares que existen. El gran contenido en vitaminas, compuestos antioxidantes y minerales fortalece el sistema inmunitario, mejora la circulación y estimula el funcionamiento del metabolismo. El limón ayuda a depurar toxinas, es una buena fuente de fibra y contribuye a mantenerse hidratado.

¿Cómo podemos preparar esta infusión? Vamos a necesitar 1 litro de agua, cuatro cucharadas de jengibre rallado y dos limones. El primer paso es hervir el litro de agua, añadirle el jengibre rallado y dejarlo reposar 10 minutos. Una vez pasado ese tiempo exprimimos los dos limones en el contenido.

La mejor manera de tomarlo es antes del desayuno, antes de la comida y  antes de la cena un par de veces por semana. Otra opción es consumirlo todos los días en ayunas durante unos meses.

¿Cómo potenciar la receta? Si está receta nos sabe a poco, podemos potenciarla convirtiéndola en limonada de jengibre. Para ello solo tenemos que añadir 8 rodajas de pepino con cáscara y 10 hojas de menta. Esta vez introduciremos todos los nuevos ingredientes y los limones en rodajas en una jarra y lo vertiéremos en el litro de agua con jengibre que hemos hervido. Déjalo reposar toda la noche para poder tomártelo en ayunas.

Zumo de zanahorias con jengibre

Si lo que queremos es aprovechar todos los beneficios del jengibre en su estado natural, podemos hacer un estupendo zumo con zanahoria. Además, un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) anima a consumir esta hortaliza debido a todas las propiedades saludables que ofrece. ¡No solo es buena para la vista! Una de las aportaciones de la zanahoria es su alto contenido en fibra. Ayuda a combatir el estreñimiento, las molestias gástricas y el exceso de acidez debido a las sales mineras que contiene como el sodio, el potasio, el cloro y las vitaminas. Por otro lado, su alto contenido en agua hace que sea muy diurética ayudando a la desintegración de los cálculos renales, en el caso de que los padecieras.

Volviendo a nuestro zumo, la mezcla de la zanahoria con el jengibre se convertirá en nuestro mejor aliado para evitar la retención de líquidos y eliminar la grasa natural. Además, se trata de un tentempié muy saciante que evitará que piques entre horas.

¿Cómo preparamos este zumo? Para preparar este zumo, necesitaremos 250 ml de agua caliente (una taza), cuatro zanahorias, media cuchara de jengibre rallado y una naranja. Introduciremos en la licuadora las cuatro zanahorias, el jengibre y la taza de agua caliente para batir los ingredientes. El siguiente paso es exprimir la naranja y añadirlo a nuestra composición hasta que todo quede bien mezclado. Esta vez la mejor manera de consumirlo es recién hecho, mínimo una vez al día, todos los días durante un mes.

¿Qué te parecen estas dos recetas con jengibre? Son las mejores opciones para no comer entre horas y ayudar al cuerpo a sentir la sensación de saciedad que nos permita perder algo de peso de manera equilibrada. La eliminación de líquidos es su principal ventaja. A veces no nos damos cuenta, pero aumentamos de peso por el simple hecho de retener líquidos y es necesario tomar algunas infusiones como las que te presentamos para ayudar al cuerpo a perderlo.

Como todo, es beneficioso para la salud en su justa medida. Hacer dietas exprés o dietas milagrosas no ayuda en nada, ya que producen el efecto rebote. Lo más adecuado para el cuerpo es seguir una dieta equilibrada y tomar estas recetas con jengibre semanalmente como una ayuda extra.

¿Te ha gustado?¡Comparte!
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed