Salud

¿Es normal tener mucho flujo?

By  | 
Foro Femquality

Tengo mucho flujo… Seguro que muchas de vosotras os habéis dicho esa afirmación en más de una ocasión.

Aunque no nos guste hablar sobre ello con amigas, familiares o nuestro médico, el flujo vaginal es algo completamente normal. Sin embargo, tenemos que estar muy atentas para detectar cualquier tipo de cambio en nuestro flujo vaginal, ya que pueden ser indicaciones de que algo anda mal. La consulta al ginecólogo más frecuente por un cambio de este tipo siempre empieza con un “tengo mucho flujo”. Si de repente has notado que tienes flujo abundante, debes ir al médico lo antes posible para asegurarte de que no te pasa nada.

Hay muchas razones por las que podemos tener flujo abundante. Algunas están ligadas con los cambios hormonales que se producen en nuestro cuerpo y no son objeto de preocupación. Sin embargo, también es posible que el cambio esté causado por algún tipo de infección y haya que usar los medicamentos adecuadas para acabar con ello. A continuación te dejamos diferentes causas por las que puedes experimentar un cambio en la producción de tu flujo vaginal.

Tengo mucho flujo: Ovulación

El flujo vaginal está compuesto por secreciones del cuello del útero y el exudado de la vagina, y su cantidad viene definida por el nivel de estrógenos y progesterona de las mujeres. Así pues, las fases del ciclo menstrual pueden causar un cambio en el flujo menstrual. Es muy normal que en los días previos a la ovulación se tenga mucho flujo transparente que no produce malos olores. No es nada de lo que tengamos que preocuparnos.

Tengo mucho flujo: Sexo y embarazo

Durante el acto sexual también es muy normal experimentar que se tiene mucho flujo transparente. De la misma forma, durante el embarazo hay más segregación de estrógenos, por lo que también experimentaremos un aumento del flujo vaginal. Al igual que el anterior apartado, no es nada de lo que tengamos que preocuparnos.

Tengo mucho flujo: Infecciones

Otra de las razones por las que una mujer visita al ginecólogo al darse cuenta de que “tengo mucho flujo” es si además del flujo abundante, también sentimos cierta irritación, picor e hinchazón. Lo más probable es que el aumento del flujo vaginal ligado a los otros síntomas se deba a una infección provocada por hongos, parásitos y bacterias. Entre las infecciones más comunes encontramos la candidiasis y la gardnerella y para poder identificarlas tenemos que ver que lo normal no es tener mucho flujo transparente, sino que el flujo será de color blanquecino en el caso de la candidiasis y de color amarillento en el caso de la gardnerella. Además, experimentaremos también un desagradable y fuerte olor.

Si crees que tienes alguna de estas dolencias, es muy importante recordar que no debes automedicarte. Lo más recomendable es hacer una visita al ginecólogo para poder tener un diagnóstico certero y una medicación acorde con él.

Tengo mucho flujo ligado a infecciones: Cómo evitarlas

Si bien es cierto que no existe ningún tipo de médicamente que pueda ayudarnos a prevenir este tipo de infecciones, sí que está en nuestra mano llevar una higiene sana para no provocarlas. Entre nuestros consejos:

– Usa ropa interior de algodón.

– Usa jabones con PH neutro que sean sensibles con la piel.

– Evita llevar pantalones ajustados.

–  Cuando te bañes en playas y piscinas, nunca te dejes puesto el bikini mojado durante largos periodos de tiempo.

– Lleva una sexualidad responsable.

– Nunca compartas toallas.

¿Te ha gustado?¡Comparte!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *