Mujer que trabaja como acompañante de lujo

Qué significa ser acompañante de lujo y qué tareas implica

Si sientes curiosidad por el mundo del acompañante de lujo y cómo funciona, te explicamos a continuación todo lo que necesitas saber

El mundo que rodea al acompañante de lujo genera siempre un cierto interés morboso: ¿qué hace exactamente?, ¿cuáles son sus obligaciones?, ¿cómo se prepara? A estas preguntas vamos a intentar responder a continuación. Será una buena forma de echar luz sobre una actividad rodeada de misterio, pero mucho más extendida de lo que podemos imaginar.

¿Qué es ser acompañante de lujo?

Las cortesanas o acompañantes de lujo son mujeres que, de forma libre, deciden dedicar parte de su tiempo a satisfacer las necesidades de un particular a cambio de dinero. Al decir necesidades, no hablamos tan solo de sexo. El servicio de acompañantes incluye otros muchos aspectos y es cliente el que decide:

  • Comidas, cenas y salidas, solos o en compañía de otras personas
  • Asistencia a eventos y fiestas
  • Acompañamientos en viajes
  • Acompañamientos en compromisos de negocios

Las personas que contratan una girlfriend experience son, por lo general, hombres adinerados vinculados al mundo de los negocios, la política o el deporte. Son personas exigentes que buscan la exclusividad para reafirmar su estatus social. No reparan en gastos; lo importante es obtener una experiencia satisfactoria tanto en la alcoba como fuera de ella.

El casting para ser acompañante de lujo

Si te preguntas cómo ser acompañante de lujo, la mayoría de las mujeres que se dedican al servicio de scorts no siempre son profesionales. En numerosas ocasiones, son personas que trabajan en otros ámbitos y que complementan sus ingresos con tareas de acompañamiento. La forma de contactar con los clientes suele ser a través de agencias. Un ejemplo es VIP Maidens, un club exclusivo que se ha convertido ya en un referente a nivel nacional e internacional.

Para formar parte del equipo de VIP Maidens las candidatas han de superar un casting para acompañantes de lujo. El club busca la excelencia; su objetivo es ofrecer un servicio de máxima calidad, por eso solo trabaja con una plantilla reducida y bien preparada. Son solo 12 cortesanas que han de demostrar buenas maneras y prestar una especial atención a su imagen.

  • Pies y manos

Es importante lucir una manicura y pedicura perfectas. En el mundo de las acompañantes de lujo, la elegancia es la norma, así que están prohibidas las lacas de uñas con dibujos o con toques de fantasía. Lo ideal son los colores granates o rojos y, eso sí, las manos y pies siempre deben ir conjuntadas.

  • Boca y cabello sensuales

Una acompañarte de alto standing no puede permitirse el lujo de tener una dentadura defectuosa. Las agencias recomiendan un par de limpiezas bucales al año y un blanqueamiento dental, si fuera necesario. En cuanto al cabello, los clientes prefieren melenas sueltas y naturales.

  • Ropa y maquillaje discretos

Una de las principales normas de una acompañante femenina de VIP Maidens es la discreción, tanto en el maquillaje como en la vestimenta, aunque cada situación requerirá un atuendo especial.

  • Conversación y buenas maneras

Las cortesanas de lujo han de saber estar a la altura en cualquier circunstancia. La educación y las buenas maneras son imprescindibles, igual que la amabilidad, la puntualidad, la lealtad al cliente y la discreción. Otro requisito indispensable es la capacidad de conversación. Los clientes no solo buscan compañeras sexuales, buscan scorts con las que puedan hablar de cualquier tema.

Hombre que es acompañante para mujeres

Cómo ser acompañante para mujeres

Aunque siempre se ha pensado que el servicio de acompañantes era exclusivo de chicas de lujo, lo cierto es que en los últimos años ha aumentado considerablemente la búsqueda de hombres como acompañantes de mujeres. Sin ir más lejos, según el portal BBC Mundo, en 2017 alrededor de un 63% de los anuncios sobre acompañantes estaban dirigidos a la contratación de algún servicio de acompañante para mujeres.

Al igual que ocurre con las acompañantes mujer, los hombres de compañía también deben de cumplir con una serie de características concretas. Además de ser educados y con buen nivel cultural, tienen que cuidarse físicamente, hacer deporte y tener una buena higiene personal. De igual manera, un acompañante de mujer no tiene por qué ofrecer relaciones sexuales, ya que la mayoría de los servicios ofrecidos suelen ser para acudir a eventos o cenas donde es importante ir acompañado de cara al círculo social.

Por este motivo, cada vez son más las agencias de acompañante que apuestan por este tipo de perfiles para ofrecer servicios a todo tipo de clientas. Si se quiere trabajar voluntariamente como acompañante, acudir a una de ellas puede ser la manera más fácil de conseguirlo. Lo más recomendable es buscar una agencia seria y responsable que proteja a sus trabajadores.

Las mujeres que busquen hombres de compañía deberán hacer exactamente lo mismo: encontrar una agencia responsable y con buenas opiniones que cumpla con los estándares de calidad y seriedad que se necesita. Esto es de vital importancia para no encontrarse después con situaciones incómodas que puedan suponer un problema para ambas partes.

¿Te ha gustado?¡Comparte!
botas para la lluvia