Belleza y Salud

Cómo preparar la piel para el verano de forma efectiva para que el bronceado brille

cómo preparar la piel para el verano

Con la llegada de las altas  temperaturas, nuestras mentes comienzan a volar. El verano, la playa, las vacaciones y el sol. Por supuesto, los looks con el buen tiempo siempre apetecen mucho más. Porque se llenan de color, estampados y mucho brillo. Sobre todo si van acompañados de un buen bronceado. Eso siempre hace que nos veamos mucho más guapas y saludables.

Pero un bronceado puede ser de todo menos saludable, sobre todo si lo conseguimos de forma irresponsable. ¿Sabes cómo preparar tu piel para el verano? No todo vale a la hora de tumbarse a tomar el sol. Las precauciones, en el caso de quemaduras solares, siempre son pocas.  Toma nota de nuestros consejos de belleza para presumir de tono moreno este verano. Así podrás conseguirlo de forma segura y que dure muchísimo más. No lo olvides, la piel en verano debe cuidarse a fondo.

Te damos consejos acerca de cómo preparar tu piel para la exposición solar

Antes de bajar a la playa o a la piscina a tumbarse bajo el sol hay que saber cómo preparar la piel para el verano. Es como la ‘operación bikini’ beauty, para tener toda la piel preparada para un bronceado saludable. Sigue estos 4 pasos fundamentales y triunfarás:

  1. Exfoliación: el mes previo a ir a la playa exfolia tu piel una vez a la semana de forma delicada y suave. De esa forma te desharás de las células muertas. Así, el bronceado caerá sobre la dermis, durando muchísimo más tiempo.
  2. Nutricosmética: se trata de píldoras orales que se toman como suplemento para la mejora de la piel. Éstas puede usarse para mejorar el bronceado. Para que sea más brillante y más duradero. Ojo, no son un sustitutivo de las cremas protectoras. Recuerda que la piel en verano debe cuidarse aún más.
  3. Alimentación: la comida que ingerimos también tiene un efecto en nuestra piel. Zanahorias, calabaza y espinacas te ayudarán a conseguir un tono moreno más rápido. Mientras, los cítricos con vitamina C te darán más elasticidad. También recomendamos probar alimentos antioxidantes para evitar las arrugas y manchas solares. Algunos de ellos son té verde, frutos secos o tomate.
  4. Hidratación: después de exfoliar tu piel es importante mantenerla hidratada. Esto es para que no se escame y estropeé a la hora de tomar el sol. Escoge una buena loción corporal para asegurar la frescura, elasticidad y comodidad de tu dermis.

¿Tienes una piel delicada? Te decimos cómo cuidarla del sol

Si sufres de piel atópica o sensible y muchos de los productos que existen en el mercado te provocan reacciones alérgicas, no te preocupes. Tenemos soluciones para ti sobre cómo preparar la piel para el verano y prevenir los efectos nocivos del sol de una forma muy tolerante.

  • Combate quemaduras solares: las irritaciones y quemaduras por el sol son malísimas para todo tipo de pieles, pero afectan mucho más a las sensibles. Se queman más rápido, con menos exposición y su exposición, dolor y efectos se magnifican. Por eso es esencial utilizar crema con SPF 50 en cuanto comienza el buen tiempo, sin importar si estás en la playa, ciudad o montaña.
  • Cuidados aftersun: no solo hay que evitar los efectos a priori, si no también después de tomar el sol. Utiliza productos específicos para piel sensible en tu rutina nocturna que hidraten y relajen la piel después de un día de exposición solar.
  • Exfoliación: debes reducir la cantidad de exfoliaciones mensuales, pues la piel estará muy sensible y dolorida. La piel en verano debe cuidarse más que en cualquier otro momento del año, sobre todo si tu piel requiere atención extra.

Nutre tu piel también en verano

Con la llegada del buen tiempo no solo es importante proteger nuestra piel contra los efectos negativos de los rayos del sol. Tampoco debemos olvidar el frente hidratante, porque una piel sana es una piel repleta de agua y nutrientes.

En esta época del año sudamos más y expulsamos mucho más líquido de nuestro cuerpo, por lo que la piel se seca y pierde su humedad. Es importante echarle una mano a la hora de reponerse, con productos y bálsamos hidratantes que recuperen la elasticidad, la suavidad y, sobre todo, esa comodidad que siempre ofrece una piel perfectamente hidratada.

Ten una piel radiante este verano

Ya has aprendido cómo preparar la piel para el verano y tienes la lección bien aprendida: en verano hay que saber cómo cuidar la piel y cómo prepararla para el sol. El siguiente paso después del bronceado es conseguir que este esté brillante y lleno de luz. Nadie quiere un moreno opaco y mate que parezca conseguido a golpe de autobronceador de mala calidad y mucho maquillaje. Por eso, te damos una serie de trucos para mantenerlo:

  1. Hidrata a fondo: el bronceado solo se encuentra en la capa externa de la piel, por lo que es importante hidratarla para que no se seque y caiga. Todos los días y en grandes cantidades.
  2. Abandona la exfoliación: por la misma razón que lo que hemos mencionado anteriormente. Si eliminas la capa superficial de la piel perderás el bronceado, así que evita exfoliarte en la medida de lo posible.
  3. Autobronceador: cuando estás moreno, el autobronceador no tiene efectos de pigmentación en tu piel, pero si ayuda a mantener esa tonalidad dorada e incluso a potenciarla. ¡Sácale partido!
  4. Una dieta para tu moreno: no solo vía dérmica hay que cuidar ese moreno. La dieta también es esencial en mantener el colorcito durante mucho más tiempo. Escoge productos ricos en vitamina C y antioxidantes para que la piel esté saludable y no se deshidrate. Bebe mucha agua, eso es fundamental.
  5. No te escondas en casa: el bronceado se mantiene mejor repitiendo baños solares, ¡es como el deporte! Si una vez bronceada dejas de ponerte al sol aunque sea un ratito al día, la piel volverá a apagarse.
  6. No te maquilles: presume de color, no lo escondas debajo de bases espesas de maquillaje.

Ahora ya conoces todos los trucos para presumir de bronceado en verano. No tienes excusa para tomar el sol de forma responsable y cuidadosa. Siempre respetando las necesidades específicas de tu tipo de piel. No dejes que una mala quemadura solar te estropeé las vacaciones, ¡y a disfrutar de la playa!

Share:

Leave a reply

*