Comida sanaRecetas

¡Prepara la mejor ensalada californiana!

ensalada californiana

¡Es tiempo de ensaladas! Y no por la operación bikini, sino porque con la subida de la temperatura, ¿qué sienta mejor que una ensalada ligera y fresca? Pero puedes olvidarte de la clásica combinación de lechuga y tomate. ¿Buscas algo nuevo? ¡Inspírate en California!

La ensalada californiana es una apuesta segura para sorprender en casa, ya que gracias a su mezcla de sabores (nueces, beicon, miel y mostaza) y su textura crujiente se convierte en una ensalada innovadora y original que gusta a todos.

Ingredientes necesarios para preparar una ensalada californiana

  • Ensalada variada (podemos mezclar lechuga romana, lechuga roja y canónigos, por ejemplo)
  • Un par de lonchas de beicon, que vamos a picar en pequeñas tiras o cuadraditos
  • Un puñado de picatostes
  • Un par de cucharadas de nueces
  • Dos cucharadas pequeñas de pasas (a poder ser sin semillas)
  • Una cucharadita de mostaza, dos cucharadas de miel, dos cucharadas de mayonesa y media cucharadita de vinagre de vino que vamos a utilizar para preparar el aliño.

Receta para preparar una ensalada californiana

Recomendamos realizar en primer lugar el aliño, para poder reservarlo en el frigorífico y dar un toque más refrescante al servir la ensalada. Para prepararlo basta con mezclar la mostaza, la miel, la mayonesa y el vinagre en las cantidades que hemos indicado en un vaso y batir con un tenedor hasta crear una salsa más o menos homogénea. Lo mejor sería poder dejarlo en la nevera durante aproximadamente media hora, para que se vuelva un poco más denso.

Además, podremos aprovechar esa media hora para preparar el beicon y dejarlo enfriar. Lo cortaremos en pequeños trozos o tiras y lo doramos en una sartén sin aceite a fuego medio alto. Comprobaréis que se queda en su punto sin necesidad de añadirle nada más.

Una vez tengamos preparados el aliño y el beicon, podemos empezar a construir nuestra ensalada californiana. Empezamos colocando la mezcla de lechuga y canónigos y vamos añadiendo capa por capa los picatostes, las nueces, las pasas y el beicon. Por último vertimos poco a poco el aliño de miel y mostaza que teníamos guardado en la nevera. ¡Las cantidades las dejamos a vuestro gusto!

El sabor dulce de la salsa californiana y el gusto característico del beicon nos ofrecen dos principales ventajas, y es que se compensa el amargor de las nueces y de algunos tipos de lechuga, permitiendo también añadir unas cucharadas de cebolla frita si queremos, y además la sal se vuelve completamente prescindible en este plato.

¡Y con estos sencillos pasos nuestra ensalada californiana ya está lista para comer!

¿Ya la habéis probado? ¡Contadnos vuestros trucos y vuestra opinión!

¿Te ha gustado?¡Comparte!
Share:

Leave a reply

*