Pareja y familia

¿Cómo evitar y solucionar discusiones de pareja fuertes?

discusiones de pareja fuertes

Tienes un mal día, te levantas con el pie izquierdo o llegas con mucha tensión acumulada del trabajo. El mal humor se va a casa contigo y terminas discutiendo con tu pareja sin razón alguna. O con alguna razón que podría haber sido solucionada de forma pacífica y adulta. Pero estamos irascibles y no medimos las formas ni los modos.

¿Y si el otro también ha tenido una jornada complicada? Eso se convierte en un choque de trenes a toda velocidad y acaba siendo una de esas discusiones de pareja fuertes que te dejan para el arrastre. Porque hay veces que hay que hablar y solucionar algunos malentendidos y encontronazos, pero hay otras peleas que ocurren sin base alguna, simplemente porque estamos enervados. Son estas segundas las que es importante evitar y solucionar a fondo para que no queden enquistadas y se conviertan en una piedra que ponga en peligro la relación.

No importa el motivo por el que haya comenzado la bronca, ya sean discusiones de pareja por dinero o porque uno olvidó poner la lavadora. Lo importante es saber reconocer a tiempo cuando se están viviendo discusiones de pareja frecuentes a las que hay que poner freno y poder pararlas a tiempo, hablando y de forma calmada.

¿Cuándo empiezan las discusiones de pareja?

Al comienzo de una relación se vive ese momento mágico del enamoramiento. En este punto ambas personas se vuelcan en la relación, se interesan por el otro, tratan de ser agradables y todo es perfecto y encantador. Pero esta fase solo dura un tiempo y va, poco a poco, dejando espacio al asentamiento como pareja de ambos individuos.

Al pasarse ese tiempo de pasión incontrolable, el amor va convirtiéndose en algo más profundo y asentado. El halo de perfección se va levantando y la pareja se consolida de forma real, siendo consciente de los defectos y errores del otro y fundándose sobre la realidad de la persona. Esto es conocido como el “proceso de vuelta a la realidad”, en el que la pareja deja de ser idílica y comienza a ser un conjunto de dos personas que son eso, personas.

Es entonces cuando aparecen los primeros conflictos, ya sea por costumbres molestas o detalles que al otro no le agraden. Es un proceso de adaptación en el que hay que saber lo que molesta a tu pareja para mejorar en conjunto. Si estas llamadas de atención no funcionan, uno de los dos o los dos comienzan a frustrarse y es entonces cuando surgen las primeras discusiones de pareja fuertes.

En el caso de parejas estables y con muchos años a sus espaldas, los problemas pueden surgir por componentes de estrés añadidos. Un ejemplo son las discusiones de pareja por el bebé o por temas financieros complicados. No importan las razones. Cuando comienzan estas peleas de pareja tan intensas es importante replantearse nuevas formas de actuar: diálogo, respeto y comprensión son las bases de un amor duradero.

¿Qué hacer cuando hay discusiones de pareja?

Si te enfrentas a discusiones de pareja fuertes o discusiones de pareja frecuentes es importante tomar medidas antes de que las cosas se vayan de las manos y ya no haya vuelta atrás. Por eso hay una serie de pautas a seguir para saber qué hacer con estas peleas y como evitarlas y salir ileso de ellas.

  1. Hablar de forma sincera: hay que evitar hacer daño, faltar al respeto o hacer sentir al otro menos válido o importante.
  2. Escucha activa: trata de entender el punto de vista de tu pareja y de ponerte en sus zapatos. No te limites a asentir o discutir todo lo que diga.
  3. Reconoce tus propios errores: dos no discuten si uno no quiere, hay que repartir las culpas.
  4. Discúlpate: recapacita sobre lo ocurrido, averigua que podrías haber hecho para mejorarlo y pide perdón por ello.
  5. No evites las discusiones: si te callas todo un día harás una montaña y todos los problemas caerán en avalancha todos juntos. Habla las cosas en el momento para que no se enquisten.
  6. Se realista: no intentes convertir tu relación en un sueño imposible, pues os frustrará a ambos. Se consciente de que la rutina y el día a día no tienen porqué ser como los imaginabas.
  7. Cierra bien las discusiones: no dejes los temas abiertos sin solucionar, pues volverán a aparecer la próxima vez. Haz borrón y cuenta nueva.

¿Cómo enfrentar las discusiones de pareja?

A la hora de enfrentarse a discusiones de pareja fuertes es importante saber pelear sin herir o hacer mella en la relación. Hay que dejar a un lado las actitudes destructivas e individualistas y reconocer que ese enfrentamiento debe ser constructivo, para mejorar o solucionar algo que no está funcionando.

Es importante saber hacer esto para no evitar o temer las peleas, sino encontrarles el punto positivo de aprendizaje y mejora. Para ello se debe contar siempre previamente con una actitud conciliadora, saber ceder cuando es necesario, saber perdonar y saber pedir perdón.  Solo así se conseguirá evitar discusiones de pareja frecuentes que se repiten y destruyen la relación.

¿Cómo ganar las discusiones de pareja?

¿Tienes algo importante que decirle pero quieres evitar las discusiones de pareja fuertes? Una pelea en una relación no es algo que ganes o que pierdas, pero si quieres hacerte oír y que discutir sirva para algo bueno debes seguir una serie de pautas.

  1. Prepara lo que vas a decir: no dejes que ocurra todo de sopetón. Piensa lo que quieres conseguir, no discutas por discutir ni termines sacando las cosas de contexto.
  2. Elige bien el momento y el lugar: todos sabemos reconocer cuando el momento es bueno o malo. Sin prisas, sin tareas urgentes, sin momentos de estrés. Escoge un lugar neutro y tranquilo.
  3. Deja hablar a la otra persona: una discusión no es un monólogo, ambas partes tienen algo que decir. Si escuchas atentamente podrás superar sus argumentos, entenderlos mejor y comprender el fondo de la pelea.
  4. No te enfades: el problema de una discusión no es la pelea en sí, sino cuando las cosas se complican y encienden. A toda costa debes evitar las discusiones de pareja con insultos, las humillaciones y los menosprecios.
¿Te ha gustado?¡Comparte!
Share:

Leave a reply

*