Salud

Alpiste para consumo humano propiedades

alpiste para consumo humano propiedades

Cuando se habla de alpiste se piensa automáticamente en la dieta de los pájaros. Pero como todos los súper alimentos que han surgido en los últimos años, el alpiste tiene muchos beneficios para el consumo humano. Es una de las semillas más nutritivas que existen y cuenta con muchísimas enzimas. Sobre todo con lipasa, encargada de eliminar grasas excesivas en el cuerpo, por lo que es un producto perfecto para dietas de pérdida de peso.

Además, el alpiste para consumo humano tiene magníficas propiedades, como su alto contenido en proteínas, la misma cantidad que la carne eliminando los residuos tóxicos del organismo. También tiene mucha fibra y un inmenso poder antiinflamatorio para el hígado, riñones y páncreas. ¿Tienes problemas en alguno de estos órganos? ¡Marchando una de leche de alpiste!

¿Qué es el alpiste para consumo humano?

El alpiste pertenece a la familia de las poáceas al igual que muchos cereales. Es un súper alimento con siete veces más potasio que el plátano y mucho más calcio que un vaso de leche. Ya hemos visto muchas de las propiedades del alpiste para el consumo humano, pero es importante saber qué estamos comiendo exactamente. Por eso vamos a hablar de los beneficios del alpiste para el consumo humano, para entender mejor el boom de este alimento.

  • Cuenta con una gran capacidad de recarga enzimática, un remedio natural antiinflamatorio y un regenerador pancreático muy potente.
  • Elimina la glucosa en sangre rápidamente, por lo que ayuda a combatir la diabetes.
  • Es una excelente fuente de antioxidantes que previenen el envejecimiento y el desgaste prematuro de la piel.
  • Tiene muchísimas proteínas vegetales.
  • Aumenta el conteo de hepatocitos en el hígado, lo que ayuda a eliminar la cirrosis y el exceso de líquidos.
  • Previene la arteriosclerosis.
  • Su poder antiinflamatorio también es útil en casos de reumatismo, edemas, gastritis y úlceras estomacales.
  • Combate la hipertensión.
  • Tiene alto contenido en lipasa, una enzima que ayuda a depurar grasas. Por ello es perfecto para dietas, prevención de obesidad y celulitis, etc.
  • Combate la cistitis.

Como podemos observar, se conocen muchos beneficios del alpiste para el consumo humano y ya sabemos bien para qué sirve. Pero además de estas ventajas, el alpiste también puede acarrear contraindicaciones y efectos secundarios que es importante conocer cuando se consume en exceso y sin control o conocimiento alguno.

  • No se debe consumir junto a fruta o azúcar, ya que esto mata las enzimas, una de las principales propiedades del alpiste para el consumo humano.
  • Puede provocar problemas estomacales e incluso alergias en la piel.
  • Puede aumentar la cantidad de veces que se va al baño, lo cual se debe a la fibra.

¿Cuánto vale el alpiste para consumo humano?

Lo más importante al comprar el alpiste es que esté libre de sílica. Más allá de eso no hay que volverse loco, pues suele costar menos de tres euros el kilo. Sin embargo, aquí os dejamos algunos consejos que pueden ser útiles a la hora de seleccionar vuestro alpiste para el consumo humano con las mejores propiedades.

  • No compres semillas de alpiste en comercios de venta de alimento para aves: no son el mismo producto, el que comen los pájaros tiene sílica y lesionará tus mucosas.
  • Utiliza siempre uno apto para el consumo humano, incluso cuando vayas a hacer leche de alpiste.
  • Cómpralo en lugares de confianza y asegúrate de que cuenta con un certificado de salud.

¿Cómo tomar el alpiste para consumo humano?

Lo primero que hay que saber a la hora de incluir el alpiste para el consumo humano, con todas sus propiedades y beneficios, en una dieta, es que la dosis recomendada es de 25 gramos diarios para que esta ingesta sea segura y no torne las ventajas en problemas de salud. Ahora bien, ¿cómo se toma este alpiste?

La fórmula más exquisita es convertirlo en leche de alpiste para beberla. Para ello hay que dejar a remojo unas cinco cucharadas de alpiste durante 24 horas en la nevera. A continuación se escurre y se bate con agua limpia, resultando en una leche espumosa y muy suave. A continuación hay que colarlo en repetidas ocasiones con un colador muy fino para evitar el polvo resultante. Por supuesto, el alpiste para el consumo humano debe estar siempre pelado, ya que la cáscara contiene altas dosis de sílice que pueden dar problemas en la garganta y los pulmones.

Otra forma de consumir el alpiste es germinando sus semillas. Para ello hay que lavarlas bien y dejarlas a remojo en un recipiente tapado con un trapo. Espera unas cinco u ocho horas y vuelve a lavarlo todo, dejándolo al aire para que se sequen y vayan germinando durante uno o dos días, siempre lavándolos cada 12 horas. Pasados un par de días las semillas germinarán y aparecerán los brotes. Estos hay que separarlos de las cáscaras y listo, ¡a comer alpiste!

Si ninguna de las opciones anteriores te ha convencido, siempre puedes optar por la forma más antigua de todas: hacer té de alpiste. Para ello tendrás que poner agua a hervir. Cuando entre en ebullición añade el alpiste y déjalo hervir durante cinco minutos. A continuación retíralo del fuego para que repose durante unas siete horas. Cuélalo y tómalo sin azúcar para evitar que pierda sus propiedades enzimáticas.

Con el alpiste ocurre lo mismo que con otros súper alimentos de origen cereal, como la chía que ya vimos hace unas semanas, la avena o la quinoa. Son ingredientes muy nutritivos y con muchísimas propiedades beneficiosas para la salud, pero en grandes cantidades (como con cualquier alimento) también pueden tener efectos nocivos. Ahora que ya sabemos cómo tomar el alpiste para consumo humano podemos incluirlo en nuestra dieta de forma positiva, mejorándola sin excedernos en ello.

¿Te ha gustado?¡Comparte!
Share:

Leave a reply

*